Ese caprichoso canon

por davidgp el 06/06/2006

David Bujía Marced

Tras leer la noticia acerca del famoso canon de los derechos de autor se me ocurren ciertas preguntas que agradecería me fueran respondidas por alguien entendido. Si yo compro un disco de algún artista que tiene registradas sus canciones en la SGAE, el organismo competente, dicho artista recibirá su parte correspondiente de derechos de autor que yo he pagado como parte del precio del disco; hasta ahí lo entiendo. Existe una obra registrada y el autor recibe su parte por ello. Pero cuando compro un disco virgen, sin contenido alguno, también pago por dichos derechos, aun sin saber si voy a utilizar este disco compacto para hacer la copia legal que me permite la ley para mi propio uso personal.

En el caso de que mi decisión sea usarlo para dicha copia, ¿quién y cómo puede saber a quién se le tienen que dar la parte de los derechos de autor? ¿Quién se queda ese dinero, mi dinero? ¿Y para qué? Pero si además decido usar el disco para almacenar sólo datos creados por mí mismo, ¿por qué tengo que pagar por unos derechos de autor si yo no he registrado en la SGAE ninguno de mis datos? ¿Acaso soy un pirata cuando realizo mi copia legal? ¿Qué clase de “artistas” se benefician de la “protección” del canon de los derechos de autor sobre un soporte de almacenamiento completamente vacío.

El País: Opinión.

Vía: Escolar.

—–

Leave a Comment

Entrada anterior:

Entrada siguiente