Imprime hasta la última gota…

por davidgp el 15/04/2006

Así, algunas marcas empezaron a buscar técnicas que, con el pretexto de “proteger al usuario” para que no se quedase sin tinta, obligaban a cambiar un cartucho aunque aún quedase tinta utilizable en él, además de todo tipo de sistemas y adevertencias destinadas a evitar de todas las maneras posibles que los cartuchos fuesen rellenados con tinta de otros fabricantes (algo que, como todos sabemos, conlleva riesgos que van desde la explosión nuclear del cartucho que se intentaba recargar, hasta la condenación eterna del usuario implicado y toda su familia cercana 🙂

Más en Blog de Enrique Dans: Ya no eres dueño de tu producto

—–

Leave a Comment

Entrada anterior:

Entrada siguiente