Los niños de Darwin – Greg Bear

por davidgp el 08/01/2006

Otro de los regalos que me llego ayer fue “Los Niños de Darwin”, escrito por Greg Bear, de la contraportada

los-ninos-de-darwin

Un antiguo retrovirus presente en el ADN humano se halla en la base de las mutaciones que ha experimentado el genoma y que dan lugar a una nueva especie, tal vez llamada a sustituir el Homo Sapiens Sapiens. Los niños de Darwin especula brillantemente sobre la difícil convivencia entre dos especies humanas al estilo de otros clásicas indiscutibles como la inolvidable Mutante (1947-1953) de Henry Kuttner, pero lo hace a partir de la experiencia y conocimientos acumulados en los últimos cincuenta años de historia humana y, en definitiva, cual corresponde al siglo XXI en el que ya vivimos. Cuando los niños mutados por el retrovirus Sheva alcanzan la adolescencia, se enfrentan a un mundo que se siente ultrajado por su sola presencia. El miedo a que puedan entrar en acción nuevos retrovirus que podrían incluso determinar el fin de la especie humana tal y como ha sido conocida en los últimos milenios lleva a confinar a los “niños de Darwin” en “escuelas” especiales, verdaderos campos de concentración, mientras grandes sectores de la población les demonizan de manera histérica y casi instintiva. El conflicto entre especies parece inevitable.

Tras la forma y apariencia de un thriller tecnobiológico, destaca en Los niños de Darwin el análisis de las consecuencias sociales y políticas de un cambio tal vez inevitable, siempre en el marco de la compleja lucha por preservar la “humanidad” a todo coste… Pero, nos pregunta Greg Bear: ¿quiénes son los humanos?

Tras obtener el premio Nebula, el equivalente en la ciencia ficción al Oscar cinematográfico, con La radio de Darwin, Greg Bear da un paso más en la especulación tecnobiológica y sus inevitables consecuencias sociales, presentadas en forma de thriller tecnológico de alto voltaje. Cinco premios Nebula, dos premios Hugo, el premio Apollo de Francia y el premio Ignotus de España garantizan la alta calidad e interés de la obra del brillante autor de Marte se mueve y Fundación y caos, entre otras muchas obras de indiscutible valor, interés y amenidad.

Un viaje clarividente y vigorizador de la mano de un maestro del suspense. Bear lo hace cada vez mejor“. Jack McDevitt.

—–

Leave a Comment

Entrada anterior:

Entrada siguiente